La cama de mamá siempre tiene un encanto especial. En ella hemos pasado, como hijos, momentos muy agradables. Ahí le hemos contado nuestros secretos, nos ha consolado, y nos hemos reído a carcajadas.

Desde pequeños, el lecho materno, nos ha inspirado seguridad y confianza. ¿Quién no ha sentido que es el refugio más seguro? Sólo basta con hacer un poco de memoria, para revivir esa sensación de estar a salvo, cuando se llegaba ahí.  Pues bien, es hora de retribuir un poco de todo el bienestar que ese mueble, al que mamá dio las características de las que hablamos, luzca precioso.

Viste de Dalfiori la cama de mamá.

Para este 10 de mayo deberías echar un vistazo a las condiciones que tiene la cama de tu mamá.

¿El colchón  y las almohadas están en buenas condiciones? El colchón se debe renovar por lo menos cada diez años. Es conveniente girarlo cada mes, para que no pierda su consistencia. Debes protegerlo con un cubre-colchón que se pueda lavar cada vez que cambias las sábanas,

Las almohadas deben tener la firmeza que le convenga a cada quién. Deben ser de un material lavable para que se pueda meter a la lavadora por lo menos una vez a la semana.

Y después de revisar estos importantes detalles. llega el momento de vestir la cama de mamá.

Escoge de nuestra tienda en línea, lo que vaya más adecuado con sus gustos. Tenemos como podrás notar, todo tipo de estampado, tejidos y composiciones para los diferentes gustos. Completa la decoración de la cama con almohadones y cojines, ¡para que se vea regia!

Y para poner la suavidad a sus pies, te recomendamos los modelos de nuestros tapetes. Le darán un toque único a la recámara de mamá. Será una especie de recompensa al lugar que nos ha dado tantas alegrías.

Categorías: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

36 − = 28